Tus textos aburridos y predecibles están matando las ventas de tu negocio

Si quieres que tu empresa o negocio funcione, antes debes entender una cosa sobre cómo funciona el mundo. Bueno, en realidad son tres cosas:

1– La gente trabaja para ganar dinero que luego gasta en mejorar la imagen que tiene de sí misma.

2– Si quieres vender, tienes que ser capaz de relacionar esa imagen de mejora con tu producto o servicio.

3– La única manera de convertir esa imagen en algo casi palpable, 4K, y a todo color se llama copywriting. No hay otro camino, nunca lo hubo y jamás lo habrá.

La importancia de no equivocarte de agujero

Antes de que entiendas lo del agujero, me gustaría decirte algo:

La forma en la que comunicas tu negocio es un tema serio. Tan serio, que de hacerlo bien o hacerlo mal depende tu cuenta de beneficios.

También es algo divertido, debería ser divertido. Porque si no lo es y lo único que haces es decir lo mismo que dice tu competencia, puede convertirse en una tortura china.

De esas en las que te inmovilizan y dejan que una gota de agua helada caiga sobre tu cabeza cada 5 segundos.

Los negocios online tortura china se reconocen fácilmente por incluir mensajes de este tipo en sus webs:

“Nuestros clientes, nuestra prioridad”.
“El mejor servicio al mejor precio”.
“Conviértete en un profesional 360”.
“Más de cien millones de años cuidando de nuestros pacientes”.
“Nuestra experiencia, la garantía de tu éxito”.
“¿Te lo vas a perder?”
Etc…

No sé, es curioso.

Un montón de empresas y profesionales parecen no ser conscientes del inmenso poder que tiene lo que dicen y cómo lo dicen en sus webs, sus emails, sus páginas de venta, sus anuncios, sus fichas de producto, sus tuits, sus presentaciones, sus felicitaciones de navidad… en todo.

No se dan cuenta de que lo que dicen y cómo lo dicen tiene un impacto directo en lo que ingresan.

Y en lo que piensan sus clientes.
Y su equipo.
Y ellos mismos.

Porque sí. Lo que vendes importa, pero importa más cómo lo vendes.*

*(También te digo, si el valor que comunicas luego no se corresponde con la realidad de lo que ofreces, engañarás a la gente una vez, no dos).

Esto te puede parecer bien, mal o regular, pero that’s life.

En un negocio online no hablas tú: son tus textos los encargados de hacerlo.

Ellos siempre están allí, curran para ti 24/7 y se encargan de cosas tan importantes como:

  • Hacer que tus clientes te escuchen y conecten con lo que tengas que decirles.
  • Ofrecer a tus clientes una imagen perfecta de lo que buscan para que te compren.
  • Construir tu personalidad de marca y diferenciarte de tu competencia.

Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad de Massachusetts afirma que el 80% de los negocios online enfocan su comunicación como si estuvieran borrachos en una discoteca de playa.

Tapan el agujero equivocado.

Y te voy a explicar por qué.

Cuando acabé la Selectividad, mis amigas y yo alquilamos un apartamento en Gandía.

Éramos 11 en 3 dormitorios. Teníamos un carro con basura en la terraza. Comíamos poco y bebíamos mucho.

Una noche conocí a un tío en una discoteca. Borracho como Ortega Cano en una capea.

Se acercó a hablar conmigo, pero con la música no entendía nada de lo que decía. Así que el tío debió pensar que le escucharía mejor si mientras hablaba, apretaba mi oído para eliminar algo de ruido.

El problema es que iba tan pedo que en lugar de taparme el oído, se equivocó de agujero… y decidió apretar mi ojo hasta casi dejarme tuerta.

Flipé mucho, pero el chico era mono y yo gilipollas, así que aguanté estoicamente que me metiera el dedo el ojo durante minutos sin entender una mierda de lo que me estaba diciendo.

Después, cerró la discoteca… y yo volví con mis amigas a la casa del carro de basura en la terraza.

Bien.

Esta vergonzosa historia ilustra muy bien mi opinión de los negocios con presencia online 👇

Hay mucho ruido y las empresas necesitan que las escuchen, pero tapan el agujero equivocado.

En lugar de priorizar tener un discurso de venta a prueba de compradores duros y escurridizos, priorizan llevar a gente a su web en masa, o a sus Redes Sociales, o hacer muchos PowerPoints con cifras, gráficos, ratios y KPIs que aburren a las vacas de Cantabria.

Están tapando el agujero que no es.

Aunque.

Por suerte.

Muchos negocios online ya están despertando de este sueño húmedo con olor a Brugal y deciden contratar un copywriter que les ayude a que les escuchen.

O lo que es lo mismo: un profesional capaz de crear marca y vender utilizando la palabra.

No hace falta más.

Bueno, un sitio donde ponerla, claro.

Ese sitio puede ser una web, una página de ventas, una secuencia de emails, un presupuesto, una ficha de producto, un anuncio o una bio de Tinder (no, no sería la primera vez).

Palabra y sitio.

Yo la palabra, tú el sitio.

Es así de simple y efectivo. Porque en la simpleza hay efectividad, y en la efectividad simpleza.

No importa que seas un pequeño negocio, o una empresa con filiales en Boston y Singapur.

La palabra lo es todo, palabra.

Actualmente me dedico a prestar servicios como copywriter para empresas y emprendedores digitales que han despertado y tienen claro que para vender más en sus negocios necesitan cambiar la forma en la que comunican sus productos y servicios.

Mis clientes suelen ser gente valiente e inteligente, que sabe que hay virtud en la diferencia y conoce la importancia de mostrar el lado más humano de su negocio (para que lo profesional llegue después).

Si esto no resuena contigo, tal vez no sea para ti.

En mi trabajo también utilizo el storytelling, una de las técnicas clave para tocar el corazón (y el bolsillo de tus potenciales clientes) y pintar con imágenes el beneficio de lo que sea que vendas.

Muchas empresas y negocios online olvidan que este recurso está a su alcance por considerar que su sector es demasiado «serio» o «corporativo». Se equivocan y su equivocación les hace perder dinero.

Si quieres contratarme, puedes comprobar el estado de mi agenda aquí abajo, pero antes de hacerlo voy a decirte una última cosa:

No me gusta trabajar con gente que trata a los profesionales que contrata como si fueran sus empleados. Si contratas mis servicios, vas a tener que confiar en mí y dejar que yo lleve las riendas de todo lo que atañe a mi trabajo. Tampoco me gusta trabajar con personas con la mente cerrada y que dicen cosas del tipo «aquí hacemos las cosas así, y punto». Limitar mi creatividad es sinónimo de tirar tu dinero, así que si crees que ese puede ser tu caso, tal vez necesites otro estilo de copywriter. Aunque si has leído hasta aquí, dudo mucho que así sea. Y lo celebro.

 Para reservar, es aquí 👇

🎉 Agenda Abierta 🎉

Para contratar mis servicios y hacer que la palabra te ayude a ganar más dinero y comunicar mejor tu marca, puedes escribirme a hola@andreavam.com o hacerlo usando el siguiente formulario.

Te contestaré con la mayor brevedad posible.

¿Por qué lo más importante para vender es algo que olvidan la mayoría de negocios? 👇