Tu negocio es como el Cañón del Colorado.

En el año 2016 hice el típico road trip por la costa oeste de Estados Unidos.

Vale, ahora prepárate.

Voy a contarte el típico relato de todos los que hemos hecho este viaje. Porque absolutamente todos decimos lo mismo.

Sin excepción.

Los Ángeles me pareció la ciudad más fea de la historia y salimos huyendo tras dos días sorteando mendigos y vigoréxicos en patines.

Perdí dinero en las Vegas y flipé con sus casinos y la heterogénea masa que allí se reúne.

Aluciné con las paredes del valle de Yosemite y contemplé como el sol se ponía tras el Half Dome.

Visité el Antelope Canyon y estuve haciendo fotos simulando el wallpaper del Mac.

Me enamoré de San Francisco. Es más, me atrapó sin compasión. No me importaría vivir allí una temporada.

Pero sin duda, el plato fuerte de aquel viaje fue el Cañón del Colorado.

Ahora es cuando te digo que aquello fue de las mejores experiencias que he tenido en la naturaleza. Que aún no he conseguido contemplar nada que se le parezca. Ni en los Alpes, ni siquiera con el Cervino (que me perdonen los montañeros puretas) .

Sin embargo, cuando regresé a Madrid y reuní a amigos y familiares para aburrirles con las instantáneas del viaje, me di cuenta de que ninguna le hacía justicia.

Vale sí, las fotos estaban guapas.

Pero viéndolas, ni de broma te podías hacer una idea de la monstruosidad de todo aquello. Decenas de imágenes con aquel mar de surcos de tierra rojiza, y ninguna que realmente mereciera la pena.

Suena a tópico, pero si no lo has visto no te puedes hacer una idea.

Y no es que mis fotos fueran una mierda, que también puede ser. Es que no existe la foto que represente lo que es el Cañón en toda su expresión.

Bien.

Me gusta contar esta historia porque es una metáfora genial para explicar lo que le pasa a muchos negocios digitales.

Tienes un producto o un servicio que es el Cañón, pero solo consigues mostrarnos fotos pobres que no reflejan todo su potencial.

Seguro que has pensado un montón de veces que los textos de tu web no le hacen justicia al valor que aportan tus servicios. Y seguro que es verdad.

Por eso, necesitas un aliado.

Algo que haga que tus clientes se asomen a contemplar en primera esa maravilla.

No más fotos malas. Si eso, un viaje en helicóptero.

Ese aliado se llama copywriting, y te va a ayudar con dos tareas principales:

  1. Expresar con palabras todo el potencial de tus productos y servicios.
  2. Conectar con los deseos velados de tus potenciales clientes.

En otras palabras, te va a ayudar a vender más y mejor.

Entonces, ¿qué?

¿Compramos billete a Las Vegas o seguimos tirando fotos?

Vámonos 🛫

Suscríbete a mi blog y semanalmente recibirás un email que te promete 2 cosas:

La más importante, no provocarte bostezos..

La segunda, hacer que aprendas cosas sobre copywriting y ventas para aplicar a tu negocio (o muchas veces, a tu vida).

Además, si lo haces te regalo el PDF con la MEGA GUÍA de storytelling para aprender a vender gracias al poder de la narración de historias.

Esto significa que aceptas mi política de privacidad.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en MailChimp, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.